Bicicleta – Herberto Helder

Allá va la bicicleta del poeta en dirección
al símbolo, por un día de verano
ejemplar. Con los pulmones a la espalda
y pico al aire, el poeta zancudo pedalea.
Una enorme memoria, las señales
de los días sobrenaturales y la historia
secreta de la bicicleta. El símbolo es sencillo.
Los émbolos del corazón al ritmo de los pedales-
allá va el poeta en dirección a sus
señales. Patalea
como los otros animales.

El sol es blanco, las flores legítimas, el amor
confuso. La vida es para siempre tenebrosa.
Entre las rimas y el sudor, aparece y des
aparece una rosa. En el día de verano,
violenta, la fantasía olvida. Entre
el nacimiento y la muerte, el movimiento de la rosa florece
sabiamente. Y la bicicleta adelanta
al milagro. El poeta aprieta el manillar y derrapa
en el instante de la gracia.

Con los pulmones a las espaldas, la vida es para siempre
tenebrosa. La pata del poeta
apenas se atreve ahora a pedalear. En medio del aire
se distrae la flor perdida. La vida es corta.
Mierda de vida subdesarrollada.
El pico del poeta recorre los puntos cardenales.
El sol es blanco, el campo plano, la muerte
segura. No hay sombra de señales.
El poeta patalea como los otros animales.

¿Y si la noche cae ahora sobre la rosa pasada
y el día de verano se recoge
a su anda, y la única dirección es la propia noche
encontrada? Con los pulmones a la espalda, la vida
es tenebrosa. Muerte es transfiguración
en la imagen de una rosa. Y el poeta zancudo
de rosa interior pedalea
por la confusión del amor.
En la noche secreta de los caminos iguales
el poeta patalea como los otros animales.

Si el sur ha quedado atrás y el norte a un lado,
es para siempre la muerte.
Agarrado al manillar con los pulmones a la espalda
como un neumático pinchado,
el poeta pedalea el corazón transfigurado.
En la memoria más antigua la dirección de la muerte
es la misma que la del amor. Y el poeta,
al final más mortal que los otros animales,
pedalea hacia un verano anterior.

Traducción de Martín López-Vega

Anuncios

Acerca de marcinchains

Too much curiosity ... Troppa curiositá ... Mucha curiosidad ... Magnus curiositas ...
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s