Realidad social, inclusion y busqueda del ser

a veces, bueno no a veces, casi siempre estoy pendiente de las actitudes y opiniones de los demas, aunque no este embebido en una conversacion, muchas veces sentado en una cafeteria o en las salas de estudio de las universidades, me concentro no solo en mi tema de estudio si no en las conversaciones ajenas, aunque a veces quiera no inmiscuirme de forma observacinal termino siendo parte de ellas de forma subripticia.

Hoy sentado en la cafeteria practicando algo de matematica me sucedio esto, escuchando entre vanalidad y vanalidad me encuentro con el miedo a no ser, a ser excluido, aunque pertenescas a alguna elite. Dos chicos de 25 discutiendo acerca de la marca de cigarillo mas cool y de como hacer para dejar un vicio tan “rico” , ambos de clase media alta, ambos castanos de rasgos europeos y vestimenta de moda, embevidos en el vano oficio de “hacer hora” comienzan a comentar acerca de como pasaron su fin de semana y de como en algun momento alguien superior en su elite los hizo sentir menos debido a su elevada economia, a su supra status que le permite la casa sonada en el balneario privado, y la camioneta 4×4 para usar en pista. Y entre risa y risa y maquillaje coloquial este miedo sale a flote y el clasico “estas en el Peru pues que esperas” brilla en su presencia. Y escucho como la chica de esta pareja, en un ataque de sinceridad, aunque algo inocente en su argumentacion,  dice que le gustaria que las cosas no sean asi, que le gustaria ver mas de esa otra realidad pero que como siempre se sentia ajena y sola en su busqueda, y las caracajadas en respuesta a su sincera acotacion es plena efervesencia no paraba de sonar. Y es asi que algo tan simple me abre y tal vez recuerde que el dinero no es la unica respuesta, casi llegando a volver a creer que el dinero no es lo real, ni siquiera para poder en verdad aprender, y mi cierta inquietud ante esa cercana y mas que tipica conversacion de chicos bien se convirtio en una sensacion de ternura ante personas que viven en jaulas de oro, atrapadas en la perfeccion edulcorada de un mundo de pocos , refunfunando de los que creen menos, tal vez escondiendo el temor de la expresion humana que nos une a todos y de la cual nadie puede escapar.

Anuncios

Acerca de marcinchains

Too much curiosity ... Troppa curiositá ... Mucha curiosidad ... Magnus curiositas ...
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s