El miedo a pensar

Por: Miguel Longarini

Dice: Marcos Roitman Rosenmann(*): En nuestra sociedad, “pensar se resuelve en el deseo de comprar. La vida es un continuo ir y venir desde y hacia el mercado. (…) El ser humano se transforma, en esta dinámica, en un animal de compañía para el mercado”.

Si nos detenemos ante los dictados de la sociedad-mercado, donde todo pasa por tener antes que ser. Es común observar, el temor que significa pensar libremente, dar paso a nuestra verdadera e incuestionable acción de ejercer el pensamiento sin la aprobación de los condicionamientos que, los parámetros seudo-culturales imponen. El hombre de hoy, ha limitado su capacidad de pensar, por los rechazos que recibe quién manifieste su contradicción a las leyes impuestas, desde quienes se atribuyen la paternidad de nuestros legítimos pensamientos.

Ejercer un juicio crítico y pretender pensar en medio de ideas armadas para que nada de esto ocurra, resulta ser considerado un ser inadaptado al medio, un enemigo de la verdad declamada, un peligro para la sociedad, y por ende ser calumniado y condenado al ostracismo por sus mismos pares que practican el juego de no resignar posición y porción, antes que jugar en la causa de libre pensador, con la transparente autenticidad de serlo.

Todo está sistemáticamente ideado para que un individuo convierta su tiempo en producir- comprar- correr para satisfacer sus necesidades creadas desde el capitalismo. Ante esta fórmula trágica crearon un desesperado ser-fracasado en todos los aspectos socio-culturales y ambientales, sin equidad, sin igualdad de oportunidades, sin igualdad de derechos, sin igualdad de educación y vivienda. Siendo este mismo sistema triunfante por siglos, el que hoy, en su afán de sobrevivir a cualquier precio, destruye intelectual y económicamente todo lo que se parezca a vida natural y armonía planetaria.

Para concluir, cito nuevamente a Roitman Rosenmann: al referirse a la teoría que da origen al social-conformismo. “El grado de satisfacción obtenido al ver simplificada su existencia le otorga [al individuo] la tranquilidad y confianza necesaria para buscar el placer y huir del estado de conciencia que obliga a pensar y reflexionar sobre la condición humana”. Queriendo llevar al llano la tarea de resistir al pensamiento uniforme o conformista, considero que quienes dentro de este in-pensado mundo hacia un futuro incierto, nos permitimos justificar el hecho de pensar, más allá del peso de la historia y la intelectualidad, sería muy importante que podamos colaborar denodadamente en quitar el manto de lo imposible a este impostergable derecho, como es el de utilizar toda la potencialidad natural que habita en nuestro ser, para que cada ser humano sienta que es dueño de su pensamiento y, utilizarlo plenamente tal cual lo ha dotado la naturaleza.

(*)Marcos Roitman Rosenmann. Doctor en Sociología Chileno radicado en Madrid. Profesor Titular de Estructura Social de América Latina. Universidad Complutense de Madrid y Autor de: “El pensamiento sistémico. Los orígenes del social-conformismo”. Siglo XXI Editores. México 2003.

CHILE – Entrevista con Marcos Roitman Rosenmann, Sociologo Chileno Radicado en Madrid (por Mario Casasús, La Jornada Morelos)

 

 

Anuncios

Acerca de marcinchains

Too much curiosity ... Troppa curiositá ... Mucha curiosidad ... Magnus curiositas ...
Esta entrada fue publicada en Noticias y política. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s