Campo en mi mujer

Que tus sonrisas no acaben
al tratar con rabia a la mendicidad
Que tus ojitos no paren de brillar
al comtemplar el amanecer de nuestros sueños
Tibia la mañana en medio del campo
Eres la conciencia de la natura
y en ti el olor de la pureza emana
Querida en la lucha de inocencia
Las puertas abiertas de tu corazon
y aquellas que cerramos al tratar con desgano
la maravilla de la existencia en silencio
discurres en armonías en esos campos
naciendo de la hierba fresca de la mañana
en primavera tus pupilas en medio del mutismo
de los que contemplan la esperanza
en tus vientos al son de tus cabellos
Sonrisas en la belleza de tus elipses
La maldad no existe en tus espejos
la felicidad tan simple en tus movimientos
El otoño en constante preambulo en la factica
de lo que escuchas en los deseos de los demas
dormido estoy en la carcel de tus palabras
Soñando en medio de lo real-carcelario
Nunca mas dejarte ir, cercana en la epopeya
Suena el ritmo de la trocha aun humeda
Tu argento camino en primigenios brillos solares
Dejando huella en la hermoza calma que reclamas
Desborde de palabras en mis pensamientos
Musa en esta pintura de hermozo simplismo
Ya no hay mas, el paraiso en los brazos de tu nombre
y el escenario maganime en lo real natural

Anuncios

Acerca de marcinchains

Too much curiosity ... Troppa curiositá ... Mucha curiosidad ... Magnus curiositas ...
Esta entrada fue publicada en Poesia y ensayos. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s