Bikelove – [Sinfonías de oscuridad]

Para disfrutar con un rico video de street mountain bike y mucho de Millencolin =)
 
Aquellas épocas de dos ruedas , neblina y golpes, la ciudad era mía y las calles mis hermozas compañeras, los árboles en medio de la penumbra mis concejeros y aquella hermoza luna mi eterna confidente, tal vez la locura de ser feliz sin nada, sin nadie, sin remido, sin curas, sin enfermedades tan solo una enorme sonrisa en el corazón y una lagrima en el caudal de la felicidad, feliz y extraña forma de reir, tal vez no lo extrañe porke aun esta aquí, flotando entre la distrosión cerebral, bunny hops y muchos moretones. Millencolin sonando en tu cerebro colmado de alegría , letrada endorfina y mucho mucho encanto adrenalínico, tal vez solo, pero aún acompañado de esos recuedos de esas hemozas sonrisas, de aquellos compañeros sueños en medios de la decadencia de ser un ser libre y sin fronteras , sin ganas de un futuro, un presente pero si tal vez de un hermozo pasado, uno que nunca cambiara con el paso de los años, aun la siento frias como el hielo tocando mis piernas en el constante vapuleo del entresueño de rodar en medio de las luces de la dulce tendencia de existir, al costado el mar ,ahora vacilante e inquieto en su despertar ante esta noche de adrenalina y acongojante ganas de persistir, comentando contigo sus ganas de no parar de vivir en cada ola, en cada remolino , en cada onda de nostalgico suspiro, susurrandote al oído que el vaivén de tu corazón nunca se detendra, porque es más , más que todo negativismo, que toda muralla, que toda maldad. Rodando por esta ciudad en medio de lo que no quieres entender, tan solo sentir, amo esta mierda , amo no ser nada, amo estar inconforme y meterme en cada embrollo, la tranquilidad es muerte para nuestros sueños, y la tristeza está en el destacar la tan codiciada comodidad, el encanto de vivir para poder morir gritando a todos que la vida es tan hermoza en su recorrido y que celebramos con lo brazos abiertos el morir sin dejar de haber saltado en la incomprensible realidad del pensar, sufrir y decir porque…
 
Tal vez con un trabajo mediocre, tal vez sin alguien a quien querer o alguien por quien ser querido, tal vez medio loco y solo, tal vez sin grandes logros en la parte brillante de la vida, tal vez sin ganas de cambiar, tal vez con ganas de volver atrás, pero tan feliz, tan solo sentrame otra vez en medio del parque aquel y ver las estrellas de la noche del miedo en medio de panel del alma, acurrucado entre sus fieras y tiernas estructuras, eternamente uno con el viento…..
Eternamente libre
Anuncios

Acerca de marcinchains

Too much curiosity ... Troppa curiositá ... Mucha curiosidad ... Magnus curiositas ...
Esta entrada fue publicada en Poesia y ensayos. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s